Retracción de las Encías o Recesión Gingival

Doctor José Ramón Cardera
Especialista en Cirugía y Rehabilitación Oral. Licenciado en Odontología por Universidad Alfonso XX el Sabio. Master en Odontología Hospitalaria Master en Ortodoncia Clínica. master en Implantología y Rehabilitación Oral Master en Cirugía Oral, Implantes y Periodoncia
Doctor José Ramón Cardera

Últimos artículos de Doctor José Ramón Cardera (Ver todos)

Una señal de alerta respecto a  nuestra salud bucodental, es la retracción de encías o recesión gingival, la cual de no tomar medias preventivas puede derivar en una enfermedad periodontal, Se debe vigilar y evitar que se convierta en un problema mayor. Es importante recalcar que las encías no vuelven a crecer, lo que aumenta la urgencia de visitar a nuestro dentista de confianza que analizará y recomendará la mejor manera de tratarla.

Test de evaluación de la salud de tus encías.

A un nivel usuario, hay una serie de preguntas que te ayudarán a establecer la salud de tus encías.

  1. ¿Tiene mal aliento?
  2. ¿Tiene encías inflamadas?
  3. ¿Sangra al cepillarte?
  4. ¿Sangra al usar el hilo dental?
  5. ¿Tiene dientes flojos?
  6. ¿Ha perdido dientes?
  7. ¿Con cuánta regularidad se cepilla al día?
  8. ¿Fuma?
  9. ¿Consume algún tipo de drogas?

Si la mayoría de las respuestas es NO, es indicativo de gozar de una buena salud de tus encías. De lo contrario, puede haber indicios de una necesidad de realizarte una revisión dental lo antes posible, ante la posibildiad de una retracción gingival y/o dolencias asociadas.

Síntomas de la retracción de encías o recesión gingival

Encías inflamadas, sangrantes y enrojecidas.

Hipersensibilidad en los dientes y encías, por el frio o calor.

Halitosis o mal aliento.

Disminución progresiva de la encía y el hueso que sostiene el diente.

Presencia de bolsas periodontales (El espacio entre el diente y la encía se agudizan a medida que se llenan de bacterias y se forma una placa, induciendo a la pérdida del diente).

Causas que hace que aparezcan la retracción de encías

Enfermedades periodontales

El principal motivo son las enfermedades periodontales, que atacan los tejidos gingivales y son infecciosas. En casos extremos puede llevar a la pérdida de los dientes. Simplificando, podemos definir dos etapas principales:

Gingivitis

Se visualiza con la inflamación del tejido gingival y es de fácil tratamiento. Su tratamiento pasa por eliminar la placa y sarro, así como se trata la infección. En esta fase no se ha dañado la estructura dental.

Periodontitis

En esta etapa la patología es irreversible, se han dañado los tejidos y el hueso que sostiene los dientes, que deben ser tratado con rapidez mediante el uso de diversas técnicas, como escáner intraoral, periodontogramas, que ayuden a establecer un diagnóstico para llegar a un tratamiento personalizado. El peor escenario es que la pieza deba ser extraida.

Encías delgadas o finas

Son sensibles al cepillado y propensas a ser dañadas.

Dientes con raíces prominentes

Los dientes van sobresaliendo de las encías, provocando que sea difícil su limpieza.

Frenillos o Brákets inadecuados

Colocados de una forma inapropiada por una persona no cualificada, puede causar la recesión gingival, y también un cambio no deseado en la estructura de los dientes. Este tipo de soportes adheridos a los dientes debe ser colocado por un especialista calificado. Esto no solo afecta la posición de los dientes sino también a la mandíbula.

Dientes apiñados

Muchas veces el espacio en la boca es pequeño y a medida que las muelas buscan salir, requieren de más espacio. De no encontrarlo, van oprimiendo los dientes existente. Se requiere de más cuidado si no han sido corregidos por una ortodoncia, pues se acumula un mayor número de bacterias en las encías.

Bruxismo

Es el hábito inconsciente de apretar y rechinar los dientes, puede provocar la retracción de las encías e inflamación y perdida del hueso que soporta el diente, llevando a la movilidad dental.

Piercing linguales

Es un objeto de mental introducido a través de una perforación en la lengua, el movimiento contante de este objeto metálico puede dañar las encías.

Comerse las uñas

Este mal hábito, al igual que llevarse objetos a la boca, puede dañar las encías a largo plazo y provocar retracción del tejido gingival.

Cepillado agresivo e inadecuado

Cuando se aplica una presión innecesaria y agresiva, puede provocar a largo plazo una retracción de las encías. Una sonrisa saludable debe estar libre de sarro y placa, pero usando un cepillo de celdas regulares o suaves.

Edad

Después de los 40,  agravarse el retraimiento de las encías exponiendo la superficie de los dientes, y es un indicativo del envejecimiento, así como de la exposición a lo largo del tiempo a un inadecuado cepillado agresivo.

Consumo de tabaco

El tabaquismo reduce el riego sanguíneo a los tejidos gingival y los debilita.

Accidentes

Los traumas en la boca pueden producir perdida del tejido periodontal y traer consigo la retracción de las encías.

Desde Clínica dental Artdenta, siempre aconsejamos las revisiones periódicas, con el fin de que se realice un diagnóstico adecuado, tomando en cuentas las posibles causas que afecten, para llegar a una conclusión y ofrecerte las mejores opciones para un tratamiento.

Consecuencias de la retracción de encías o recesión gingival.

Daños estéticos

Una de las consecuencias evidentes es la estética, se puede ver la exposición de la retracción de las encías y el hueso del diente.

Hipersensibilidad en dientes y encías

Mayor sensibilidad y dolor.

Dificultad en la higiene dental cotidiana

Problemas de higiene al estar las encías retraída y con bolsas periodontales hay más acumulación de bacterias y mayor dificultad de extraerlas, de no hacerse una apropiada limpieza existe una gran tendencia a las caries e infecciones.

Medidas ante la Retracción de encías o tejido gingival.

Correcta limpieza

Debemos usar el hilo dental luego elegir el cepillo adecuado con hebras blandas, se debe cambiar cada 3 meses, colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados sobre el eje del diente usando movimientos circular y suave, por grupos de dientes y varios segundos, de este modo no se dañan las encías, también cepillar la lengua. Es importante realizar después de cada comida y ante de dormir ya que al estar dormidos producimos menos saliva que ayuda a la eliminación de la placa bacteriana.

Usar enjuague bucal una vez al día preferiblemente en las noches.

Disminuir agentes agresivos

Eliminar el consumo del tabaco que evitar la falta de riego sanguíneo.

Realizar revisiones periódicas al dentista

De cara a extraer el sarro y las placas y tratar las posibles infecciones

Vigilar posibles dientes apilados por parte de un Ortodoncista de confianza, para una evaluación y la posible colocación de tratamiento.

Restauración del Tejido gingival

Las encías retraídas no se renuevan por si solas, pero hoy en día, clínicas como Artdenta, poseemos grandes avances tecnológicos en el área de Odontología para darle a nuestros pacientes las mejores opciones, que incluyen técnicas quirúrgicas para restaurar en este caso la retracción del tejido gingival.

Microcirugía periodontal

Es una técnica quirúrgica poco invasiva que suministra anestesia consciente, es decir el paciente no siente dolor pero no está dormido durante la intervención, donde se toma un injerto del tejido ya sea del mismo paciente o de un banco de tejidos para reponer las encías.

Injerto gingival libre del paladar

Un injerto es la extracción del tejido blando en este caso del paladar del paciente para colocarla en la zona donde la retracción de encías es más grave y el diente no tenga protección.

Injerto del tejido conectivo

El periodoncista  separa el tejido subepitelial  para usar en la zona retraída.

Injerto gingival pediculado

El especialista toma parte de la encía cercana  para reconstruir el tejido gingival dañado.

Cuidados post operatorio de la microcirugía periodontal

El profesional que le ha tratado le dará unas pautas personalizadas en cada caso, no obstante, subrayamos aquí algunos de los consejos más usuales:

Presionar con hielo en el área para disminuir la inflamación después de la microcirugía periodontal.

No realizar deporte o actividad física aproximadamente una semana.

Evitar zonas peligrosas donde pueda sufrir algún trauma.

Evitar alimentos duros para evitar esfuerzo al masticar, solo alimentos blandos o líquidos templados o fríos.

Tomar los antiinflamatorios prescrito por su periodoncista, para reducir las incomodidades postoperatorias y el estrés al que pueda esta sometido el cuerpo por el dolor.

De tener algún dolor persistente llamar al especialista de forma inmediata para evitar cualquier posible complicación.