¿Cómo superar el miedo al dentista en niños?

Doctor José Ramón Cardera
Especialista en Cirugía y Rehabilitación Oral. Licenciado en Odontología por Universidad Alfonso XX el Sabio. Master en Odontología Hospitalaria Master en Ortodoncia Clínica. master en Implantología y Rehabilitación Oral Master en Cirugía Oral, Implantes y Periodoncia

OdontopediatraEl miedo al dentista en los niños, usualmente viene asociado a malas experiencias anteriores, bien sea por el miedo a lo desconocido o en su defecto, por alguna situación de dolor y angustia en el pasado en alguna visita odontológica. Las consultas con el odontólogo deberían iniciarse en etapas tempranas de la niñez, pero se dice que justo a los 5 años, es cuando esas visitas periódicas se hacen un poco traumáticas si no se han manejado adecuadamente.

Es fundamental que los padres de los niños hagan una buena elección del odontopediatra quien se encargará de los tratamientos dentales del pequeño, puesto que además de la experiencia en su campo de odontología pediátrica, se entrenan para tener una relación adecuada con su pequeño paciente y aprenden numerosas técnicas para distraer y orientar a los niños, en relación a todos los procedimientos que durante su consulta se deben realizar.

Existen varias técnicas que pueden ser aplicadas en el consultorio del odontopediatra  entre las que podemos enumerar:

Decir, mostrar y hacer

OrientaciónEl especialista debe mostrar al  niño los instrumentos que va a utilizar, de forma concisa, y explicarle ilustrativamente si es posible, lo que hará con cada instrumento e incluso, anticipar lo que el niño puede sentir durante el procedimiento que va a realizar. Es importante que se utilicen palabras claras, y sencillas que el niño pueda entender, hacer asociaciones incluso con las caricaturas que el niño está acostumbrado a mirar ya sea por televisión o medios electrónicos, y que no compliquen más la situación o generen confusión en el pequeño. También debe orientar al niño en cuanto a la actitud que éste debe tomar durante los procedimientos y anticiparle la posibilidad de que habrán recompensas si su comportamiento es el adecuado y el indicado durante su consulta.

Distracción

Es importante tratar de entretener la mente del niño en cualquier otro asunto durante el procedimiento odontológico, bien sea a través de alguna historia que estimule su imaginación, o en su defecto invitarle a mirar durante el evento, alguna imagen o algún objeto presente en el consultorio, que desvíe su atención.

Iniciar las visitas al odontólogo de forma temprana

Visita precozÉsto reduciría la necesidad de iniciar algún tratamiento odontológico desde la primera consulta, pero para esto, deben ser los padres quienes se conciencen y se mantengan vigilantes de la alimentación y de cualquier alteración de la salud bucal de su hijo. Al iniciarse estas consultas tempranas, habrá posibilidad de que el odontólogo haga una mayor empatía con su paciente, le dé explicaciones de sus funciones como odontólogo y así el niño se va familiarizando con el ambiente y la presencia de todos los instrumentos allí presentes que usualmente son los causantes de la intimidación de los niños.

Tono de voz adecuado

Es importante que el odontólogo mantenga un tono de voz adecuado, que no genere intimidación o no permita una empatía con el niño. La idea es mantener un tono de voz no tan fuerte, con una buena vibración que le permita al niño entrar en confianza y pueda cooperar durante la realización de cualquier procedimiento.

Suspensión del procedimiento si así lo requiere

Puesto que puede generarse llanto incontrolable o angustia con repercusión sistémica, es decir, aquellos niños que lloran en una forma desmedida y además se asocia taquicardia, dificultad para respirar, entre otros, por lo que es importante en esos casos, suspender el tratamiento y posponerlo de ser necesario bien sea momentáneamente durante la consulta o para otro día y de ésta forma brindarle mayor tranquilidad y seguridad en una sesión consecuente.

Niño en odontólogoIgualmente es recomendable que siempre haya orientación en el hogar por parte de los padres del niño quienes continuamente lo guíen y expliquen con total realidad, lo que implica la visita al odontólogo. Es importante que los padres y familiares eviten chantajes de tipo castigo con el niño, es decir, que haya amenazas de visitas al odontólogo si el niño presenta algún mal comportamiento.

La salud de nuestros pequeños está en nuestras manos!

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.