10 Mitos sobre Brackets que no deberías creer

Doctor José Ramón Cardera
Especialista en Cirugía y Rehabilitación Oral. Licenciado en Odontología por Universidad Alfonso XX el Sabio. Master en Odontología Hospitalaria Master en Ortodoncia Clínica. master en Implantología y Rehabilitación Oral Master en Cirugía Oral, Implantes y Periodoncia
Doctor José Ramón Cardera

Últimos artículos de Doctor José Ramón Cardera (Ver todos)

No es raro que diversas desinformaciones sanitarias se transmitan de manera oral en nuestro día a día, sin que esos mitos sean cercanos a la realidad médico, o sean directamente inverosímiles. Sin embargo, basta una pequeña charla con su dentista de confianza, para salir de estos «malos consejos», que en ocasiones pueden dañar nuestra salud bucodental.

Hoy vamos  a conocer  de forma breve algunas de los mitos que más nos plantean en consulta respecto a los famosos brackets.10 mitos sobre ortodoncia

1. Cuando tienes brackets pasas hambre

FALSO. Los brackets están fabricados con materiales muy resistentes y con diseños especiales para soportar los movimientos bucales. Sin embargo, en promedio, la fuerza de las mandíbulas humanas puede llegar a ejercer una tensión de 70 kg durante la masticación. Adicionalmente, existen otra gran cantidad de movimientos bucodentales que ejercen fuerza sobre la estructura dental.

Es por esto, que los odontólogos recomendamos evitar alimentos de texturas muy duras. El consumo constante de alimentos que necesitan más fuerza para masticarlos, supone un mayor desgaste para el aparato. Acortando el período de vida útil y aumentando las visitas al dentista, reparaciones y molestias del paciente.

Sin embargo, esto no quiere decir que una persona con brackets pasa hambre o que tiene algún tipo de restricción absoluta para su alimentación. Es solo una medida de cuidado para preservar la durabilidad de los brackets que afecta a ciertos alimentos exclusivamente.

2. Con brackets no se puede besar

FALSO. Los brackets tienen la fijación y el diseño para adherirse adecuadamente a los dientes. Por lo que, es bastante difícil que dificulten el acto de besar, no obstante, podría resultar un poco «extraño» al principio. Pero, esto eventualmente pasa luego de acostumbrarse al aparato.

3. Los brackets no te dejan hablar bien

FALSO (Con matices). Es bastante común que durante el período de adaptación a los brackets, las personas perciban cierta torpeza en la articulación de palabras. Pero, como explicamos anteriormente, el diseño y fijación de los aparatos tiende a acoplarse muy bien. En consecuencia, luego de unos días la persona recupera su articulación de palabras habitual.

4. El tratamiento con brackets es muy largo

FALSO (Con matices). Factores como la edad, gravedad de la maloclusión, salud periodontal, cantidad de dientes, etc. Influyen en el tiempo que dura el tratamiento con aparatos, pero salvo casos particulares que puedan matizar esto, normalmente el tratamiento dura entre uno y dos años.

5. Los brackets no encajan bien en los adultos

FALSO. Desde hace unos años los especialistas en salud dental han dejado claro que la ortodoncia está indicada para niños y adultos por igual. Se debe a que la movilidad de los dientes permanece durante toda la vida.

6. Los brackets manchan los dientes

FALSO. Los brackets en sí no manchan los dientes, las manchas pueden originarse por causas genéticas o por hábitos perniciosos.

Hábitos perniciosos

Una precaria higiene dental

Los brackets necesitan una higiene constante y estricta. Debido a su estructura, este proceso se vuelve un poco complejo y toma un poco más de tiempo que un cepillado común.

Bebidas y alimentos

Si una persona con aparatos consume muchas bebidas carbonatadas u oscuras, puede llegar a manchar sus dientes. Provocando las marcas de los brackets, como si fuese un negativo sobre sus dientes.

Genética

Los colores de los dientes están determinados por nuestros genes, por lo que algunas veces los dientes oscuros son solo una herencia.

No obstante, existen otras opciones, tal es el caso de los brackets intralinguales, que se colocan en la cara posterior de los dientes. De igual forma, es recomendable aplicar un blanqueamiento dental al finalizar el tratamiento de ortodoncia.

7. Los brackets provocan caries y mal aliento

FALSO. Esto tiene que ver con lo que explicamos en el punto anterior, específicamente con los hábitos de limpieza. Existen pacientes, tanto niños como adultos, que les resulta tedioso completar la rutina de higiene dental. Provocando la proliferación de caries y surgimiento del mal aliento.

8. Poner brackets a un niño con dientes de leche es una pérdida de tiempo y dinero

FALSO (Con matices). La ortodoncia en niños pequeños es clasificada como interceptiva, que quiere decir que intercepta las posibles malformaciones de la estructura dental. Los odontopediatras nos encargamos de diagnosticar el posible desarrollo de una maloclusión. En algunos casos, el propio especialista recomendará esperar a que aparezcan los dientes permanentes para aplicar cualquier corrección. Pero, si se detecta un maloclusión que deba ser corregida desde ese momento, la ortodoncia será una medida que evitará el desarrollo de patologías graves.

En este sentido la detección temprana de deformaciones dentales graves, evita que el niño deba padecer su patología durante su adolescencia y adultez.

9. Si tengo brackets voy a activar todos los detectores metálicos de las tiendas

FALSO. En primer lugar, los brackets están fabricados en materiales que no activan los detectores de metal.

En segundo lugar, los detectores de metales están programados para reaccionar a una determinada cantidad de metal. Los aparatos de ortodoncias representan una cantidad muy pequeña de metal, adicionalmente están combinados con gomas y porcelana.

10. Los brackets tienen un coste demasiado elevado

FALSO.  Siendo conscientes de que las economías son diversas, existen varios factores que determinan el valor de un tratamiento de ortodoncia. Tales como la clínica, el especialista, el tipo de brackets y la gravedad de la maloclusión.

Actualmente existen brackets metálicos, brackets estéticos y brackets linguales, cada uno de ellos varía en su coste. Normalmente, los que requieren mayor inversión, son los estéticos, porque utilizan materiales de alta calidad para pasar desapercibidos. Un ejemplo de estos serían los zafiro, en el que los brackets están hechos de porcelana y el arco con zirconio, por lo que se mimetizan con los dientes y son imperceptibles.

Pero, independientemente de los factores, la mayoría de los centros especializados poseen planes de financiación. Dividiendo el coste en cuotas a lo largo del tratamiento. En este sentido, el coste de la ortodoncia no representa un gasto extremadamente significativo.

10 mitos sobre bracketsPara finalizar, una parte de los mitos sobre brackets tienen alguna verdad lejana, ya que estos no fueron 100% inventados. Muchos provienen de experiencias particulares cuyo impacto ha sido aumentado exponencialmente, hasta que se han comenzado a percibirse como si fuesen verdades absolutas.

Lo importante es no dejarse llevar por estos mitos sobre brackets e informarse adecuadamente. La maloclusión es una patología que desencadena una serie de molestias que pueden evitarse a través de la ortodoncia. Sería una pena que una persona tenga que atravesar por un trastorno temporomandibular, por ejemplo, que es bastante doloroso. Teniendo la oportunidad de evitarlo al llevar brackets por uno o dos años.

En Clínica Dental Artdenta, hemos realizado con éxito a lo largo de los años cientos de tratamientos de ortodoncia, no dude en solicitarnos cualquier información añadida que requiera.